Ads (728x90)



Y lo hace mediante un diabólico mecanismo que perpetúa la dominación de la metrópoli sobre sus antiguas colonias, objeto del chantaje permanente del país vecino, que ha llegado a hacer depender su economía de la extorsión que ejerce sobre Africa.
Veamos como ocurre esto:
El ex-presidente Chirac, al que la vejez está soltando la lengua de lo lindo.
Durante los años 1950 y 60, Francia invitó a las colonias francesas de África a asumir su independencia. 
Ex presidente Chirac
A pesar de que el gobierno de París aceptó las declaraciones formales de independencia, se instó a los países africanos a firmar un supuesto “pacto para continuar con la colonización”.
 Se acordó introducir la moneda colonial francesa FCFA (“Franco de la comunidad financiera africana”), mantener las escuelas francesas y el sistema militar, además de establecer el francés como lengua oficial.
El Franco CFA es el nombre de la moneda común a 14 países africanos miembros de la zona del Franco. 
Esta moneda, que constituye un freno al desarrollo de estos países, fue creada en 1945, año en el que Francia ratificó los acuerdos de Bretton Woods y procedió a la creación de su primera declaración de paridad al Fondo Monetario Internacional (FMI). 
En esa época se denominaba “Franco de las Colonias Francesas de África”.
Esta ley dispone que 14 países africanos estén aún obligados a almacenar el 85% de sus reservas en divisas del Banco de Francia, en París. 
Se encuentran bajo el control directo del Tesoro público francés.
 Los países afectados no tienen acceso a esta parte de sus reservas, y como el 15% de las reservas no son suficientes para cubrir sus necesidades, estos países se ven obligados a pedir préstamos al Estado francés a precio de mercado. Desde 1961, París controla todas las reservas en divisas extranjeras de Benín, Burkina Faso, Guinea-Bissau, Costa de Marfil, Mali, Níger, Senegal, Togo, Camerún, República Centroafricana, Chad, el Congo, Guinea Conakry o Gabón. 
Asimismo, estos países están obligados a transferir cada año su “deuda colonial” por la infraestructura construida en Francia, en París, como lo anuncia con todo detalle la Silicon Afrique 3. Francia se lleva 440.000 millones de euros al años. 
El gobierno francés tiene también el derecho de prioridad sobre los recursos naturales recientemente descubiertos en estos países africanos. 
Además, las empresas francesas tienen prioridad en la adjudicación de contratos de las antiguas colonias. Como consecuencia de todo esto, los activos en el ámbito del abastecimiento, las finanzas, el transporte, la energía y la agricultura están en manos de sociedades francesas. 
La élite que gobierna en los diferentes países africanos debe pagar esta deuda obligatoria; no hay elección. 
Aquellos que se niegan a hacerlo, son amenazados de muerte o con derrocar a su gobierno. En los últimos 50 años ha habido 67 golpes de Estado en 26 países africanos, 16 de los cuales eran antiguas colonias francesas. 
Un ejemplo es el primer presidente de Togo (en África occidental) Sylvanus Olympio, que fue derrocado por un golpe de Estado. 
Se había negado a firmar el “Pacto por la continuidad de la colonización”, pero Francia insistió en que debían abonar la compensación por las infraestructuras construidas por los franceses durante la época colonial.
 Este importe correspondía aproximadamente, en un año, al 40% de los hogares de Togo en 1963, lo que obligó a este país recién independizado a alcanzar rápidamente sus límites económicos. 
Quel Mali ne nous laissons par extraire l´uranium? Nousavons envahi son pays!
Asimismo, el nuevo presidente de Togo decidió suprimir la moneda colonial francesa FCFA y crear su propia moneda nacional. 
Tres días después de tomar esta decisión, este nuevo gobierno cayó en manos de un grupo de antiguos legionarios extranjeros, y el presidente fue asesinado.
 El jefe de los Legionarios, Gnassingbe Eyadema, recibió 550 euros de la Embajada Francesa por el ataque, según el periódico británico Daily Telegraph.
 Cuatro años más tarde, y con el apoyo de París, Eyadema fue nombrado el nuevo presidente de Togo. Estableció una dictadura totalitaria en este país de África occidental y se mantuvo en el poder hasta su muerte en el año 2005. 
Por supuesto, estas operaciones de extorsión y saqueo son siempre presentadas ante la opinión pública como “intervenciones humanitarias” que buscan proteger a alguna minoría o a la colonia de extranjeros, y siempre acaban por hundir en la miseria a cualquier país que atisbe la menor posibilidad de alcanzar una cierta prosperidad al margen de los banqueros que les prestan su propio dinero a precio de mercado. 
Y con el aplauso de los tontos útiles del humanitarismo a sangre y fuego, como hemos visto recientemente en los casos de Costa de Marfil, Libia, Mali o la República Centroafricana. 

Informa: http://laeradeaquario.blogspot.com.es
Fuente: http://maestroviejo.es

Publicar un comentario en la entrada